EL ESCASO BOSQUE DE RUIL SOBREVIVIÓ AL MEGAINCENDIO DEL MAULE.

Es una de las especies de flora más amenazadas del país:

El fuego afectó a 54% de las 350 hectáreas en las que crece. Según los primeros análisis en terreno, los ejemplares adultos resistieron mejor que los juveniles.

copia-de-foto-1

Una de las mayores preocupaciones para los expertos en medio ambiente tras el megaincendio que afectó a las plantaciones forestales de la Región del Maule ha sido saber qué le ocurrió a las plantaciones de ruil (Nothofagus Alessandrii). Este árbol declarado monumento natural y en peligro crítico de extinción es endémico de esa zona y solo crece en 350 hectáreas.

De ellas, 54% fue afectado por el fuego, detalla Moisés Grimberg, jefe del Departamento deConservación dela Diversidad Biológica de Conaf. “Eso no significa que se hallan quemado por completo sino que sufrieron impacto de diversa magnitud, el que debe ser cuantificado”.

Es así como ya trabajan con imágenes satelitales y en los próximos días tendrán los resultados, para posteriormente ratificar la información en terreno. Del total de superficie de ruil, una parte corresponde a plantaciones bajo protección de las empresas forestales, otra está bajo la responsabilidad de pequeños propietarios que no pueden talarlo ni sustituirlo, y finalmente, las que comprenden la Reserva Nacional Los Ruiles, que está bajo la protección directa del Estado.

Allí el fuego afectó a 16 hectáreas en el sector de Empedrado. Grimberg participó en una visita inspectiva del área tras la contención del fuego para constar la severidad del daño. “Comprobamos que fue bastante baja y resistió bastante bien. Por la cantidad de hojarasca que había en el suelo, el fuego pasó muy rápido y no subió a los troncos ni las ramas”.

Destaca que los árboles de mayor tamaño contuvieron bastante bien la intensidad del fuego. No les fue muy bien a los juveniles. “Los árboles más pequeños, especialmente las plantas que estaban germinando, sí fueron afectados por el fuego”. Para el próximo mes tienen previsto un taller con todos los actores relevantes en la conservación de la especie, incluyendo empresas forestales, organismos públicos y centros de estudios. Ahí definirán una estrategia para recuperar lo que se haya dañado o perdido.

Cuenta que ya han contactado a jardines botánicos y centros de semilla nacionales como del extranjero para saber si disponen de semillas para apoyar los procesos de recuperación de la especie en las zonas donde el daño haya sido mayor.

El incendio podría ser una oportunidad para aumentar la superficie cubierta por esta frágil especie en zonas en que el fuego dañó las poblaciones forestales. Eso sí, tiene que ser solo en la Región del Maule, ya que allí están las condiciones de temperatura y agua que requiere la especie.

foto-noticia

 

Árbol singular

El ruil pertenece a la familia de los nothofagus como el roble, coigüe, ciprés de la cordillera y Lenga, cuya antigüedad se remonta a los tiempos de los dinosaurios. Los ruiles en particular pueden vivir de 200 a 300 años. Sus hojas se distinguen de las de sus otros parientes porque no son tan ovaladas y tienen un corte aserrado.

Sus bosques constituyen una formación exclusiva de la cordillera de la costa con una fauna asociada muy particular. Es así como recientemente se descubrió un insecto conocido como piojillo del ruil, que solamente es residente de esta especie y que controla algunas plagas que puede tener este tipo de árboles.

Vía El Mercurio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s